Leonardo Glikin analiza un instrumento utilizado en la consultoría de empresa familiares, también por psicólogos sistémicos, que no toda la sociedad conoce