Leonardo Glikin analiza un tema recurrente en las empresas familiares: los parientes políticos.