Estrategias contra lo que no queremos que ocurra

 Leonardo J. Glikin

Contingencia es aquello que puede ocurrir o no, pero que está fuera del curso normal de los acontecimientos. .

Si bien, de manera amplia, pueden ocurrir contingencias positivas (como, por ejemplo, ganar la lotería) normalmente se habla de “contingencias” para referirse a las situaciones negativas (como la caída de granizo, un accidente de tránsito, etc).

¿Cómo hacer un plan de contingencias?

Comienza por listar todas aquellas situaciones que podrían ocurrir, que no constituyan el curso normal de los acontecimientos.

El objetivo del plan de contingencias es tomar conciencia de tales situaciones, para adoptar las previsiones más adecuadas para minimizar o transferir el riesgo.

Los dos criterios claves, para analizar una contingencia, son su incidencia (o sea, la probabilidad de que ocurra) y su impacto (es decir, el daño que puede producir).

¿Cuál es la incidencia de una contingencia determinada? Para establecerla, debemos preguntarnos, dentro de una serie estadística, ¿cuántas veces o cada cuánto ha ocurrido en el pasado? Dicho en otras palabras: ¿qué probabilidades hay de que ocurra esa contingencia y nos genere consecuencias?

A su vez, ¿cuál es el impacto de que una contingencia determinada nos afecte?

Por ejemplo, que caiga agua desde un balcón, porque alguien está regando las macetas, es una contingencia de alta incidencia: ocurre relativamente seguido. En cuanto a su impacto, es mínimo: a lo sumo, un transeúnte mojado.

En el otro extremo, la contingencia de que caiga una maceta en la cabeza de un transeúnte desde un piso alto es  de bajísima incidencia: no suele ocurrir. Pero, si llegara a ocurrir, para quien recibe el impacto de la maceta las consecuencias pueden ser letales. Es decir que un riesgo de baja incidencia puede tener un elevado impacto, y viceversa.

Estos dos factores deben considerarse a la hora de evaluar la conveniencia de contratar un seguro, que es uno de los instrumentos disponibles  para transferir a un tercero (la compañía de seguros) un riesgo determinado.

 

TIPOS DE CONTINGENCIAS

 

Diferenciamos contingencias externas e internas. Veamos algunos ejemplos, desde la perspectiva económica.

 

Contingencias económicas externas

  • recesión
  • hiperinflación
  • devaluación
  • reducción del cupo de importación o exportación
  • ruptura de la cadena de pagos

 

Contingencias económicas internas

  • enfermedad prolongada de una persona generadora de ingresos
  • fallecimiento de un miembro de la familia
  • incapacidad mental temporaria o permanente
  • secuestro
  • pelea entre personas afectivamente cercanas.

 

EL MAPA DE RIESGOS

 

Es recomendable que cada persona u organización (sea una empresa, un Estudio, una ONG) realice su propio mapa de riesgos, en el que se pueden jerarquizar las diversas contingencias según su impacto e incidencia.

Esto permite ser consciente, en todo momento, de los riesgos que se corren, y, por lo tanto, adoptar los mecanismos que permitan amortiguar o evitar sus consecuencias.