Adolfo Ablático y David Bertagni

David Bertagni y Adolfo Ablatico: “En una pyme que quiera exportar hay dos claves: primero, que el dueño tenga la decisión firme de hacerlo; y segundo, que exista un responsable claro del tema”

BLOQUE 2

CL: Bien, Leonardo, de la juventud de la primera parte pasamos a la experiencia muy importante en la segunda, y por eso el tema que acabamos de escuchar, que se llama “campo afuera”, de una chica joven, que acaba de empezar… no, mentira, la Gardel con pollera, Nelly Omar, famosa, célebre Nelly Omar. Mi mamá y mi difunto papi, si la escucharan se pondrían de pie, porque la adoraban. ¿Pero por qué “Campo afuera” me preguntarás vos?

LG: Tiene que ver, claro, con el tema del que vamos a hablar ahora, ¿no cierto?

CL: Con el tema del que vamos a hablar, que es un tema que hemos tocado muy pocas veces, yo te diría que me parece que es la primera vez que lo tocamos directamente, abiertamente en Empresa y Familia, y que es el tema de las exportaciones.

LG: En realidad lo vimos desde otra perspectiva, porque cuando estuvo Fernando Todd, el consultor mexicano, hablaba del trabajo de él en relación a las pymes familiares a las que prepara para exportar, y explicaba cómo México es un mercado interesante para llegar a Estados Unidos.

CL: Como puente para Estados Unidos. Sí, es verdad, esa fue una experiencia bien interesante la que contó Fernando. Pero ahora tenemos con nosotros a expertos argentinos, con mucha experiencia acá, justamente. Y son ellos David Bertagni y Adolfo Ablatico, de sus apellidos surge el nombre de su consultora, A+B. ¿Están en línea Adolfo y David?

Adolfo Ablático: Sí, buenos días, ¿cómo están?

David Bertagni: Aquí estamos. Buenos días.

CL: Bien, muchas gracias por aceptar la entrevista. Bueno, David y Adolfo, vos los conoces seguramente Leonardo, de Vistage.

LG: Sí, los he conocido. En realidad, los dos han sido chairman, actualmente uno de ellos es chairman en Vistage, que es David, y los dos me invitaron a dar charlas en sus respectivos grupos, grupos muy bien organizados y, por supuesto, me vi muy bien recibidos por ellos.

CL: Yo desafío a cualquier oyente a que pueda leer completos los curriculums de los dos, porque son muy largos y con nombres muy importantes, con marcas muy importantes. Es decir, arrancaron hace algunas décadas y hay nombres bien significativos en el mundo empresarial argentino. Hasta que hace algunos años se unieron en una consultora, en esta consultora, A+B, y eso me parece que nos puede ayudar a entender cómo es el mundo este de la exportación para alguien que nunca exportó ¿no, David y Adolfo? Es decir, ustedes, de la experiencia que tienen primero en la línea, en las empresas, y después en la consultora, ¿qué le podrían decir a alguien que nunca exportó y que no sabe si animarse o no, y qué debería hacer para animarse?

DB: Yo creo que en las pymes, que es el mercado que estamos hablando, hay tres cosas que son importantes en el tema de la exportación, yo quiero mirar afuera, como decía “Campo afuera”, es muy importante porque baja la dependencia de un solo mercado como tiene la mayoría, la mayoría me refiero al 99%, únicamente el 1,2% de las pymes o micro proyectos que hay en la Argentina exporta.

CL: ¡El 1,2%!

DB: Sí, más o menos, digamos, unas 9.000 empresas que, si bien son la mayoría de los exportadores, en la balanza comercial la relación es al revés. Pero yo quiero mirarlo para la pyme: es bajar la dependencia de un solo mercado, el argentino, es también aumentar el volumen, tener oportunidad de crecimiento y, obviamente, aunque uno lo haga marginalmente, eso es, si uno está obviamente en zona de ganancia, es un aumento de ganancia y, si está en zona de pérdida, es una disminución de esa pérdida. Y, por último, no es lo mismo vender una empresa que está internacionalizada, o sea que está en más de un país, que vender una empresa el día de mañana que está en varios países. Por esas tres razones creo que es muy importante exportar.

AA: Ya que me diste el pie, David, puedo agregar, incluso vamos a hacer un esfuerzo de dar puntos de vista prácticos, que se puedan utilizar. Yo siempre les digo, cuando tenemos clientes pymes que nos vienen a ver, la primera cosa que le digo es: “Señores, ustedes están por acometer un proyecto, tomen esto como un proyecto”, un proyecto significa una mirada de mediano y largo plazo. Exportar no significa que me van a cambiar el cuadro resultado porque hoy estoy vendiendo poco en el mercado interno y tengo que salir a poner una proporción de mi producción dado que no tengo donde colocarla. Exportar significa tener un proyecto, y proyecto significa decir que voy a invertir hoy para lograr los beneficios, recuperar los beneficios, en algún tiempo.

CL: No es una oportunidad, no es un negocio de buscas, digamos.

AA: Exactamente. Entonces, primero conocer que esto es un tema que merece una visión de mediano – largo plazo, es como que yo voy a invertir y voy a recoger beneficios después. Primera definición. Segunda: esto aparte de tener un producto que sea competitivo y que más o menos sepamos que puede funcionar, hay que entender el mercado donde voy a ir. Esto implica un proceso de aprendizaje que no es rápido, implica sentarme arriba de un avión e ir a ver el mercado, aprovechar a los agregados comerciales argentinos, son una muy buena forma de saber cómo empezar a aprender un mercado, entender un mercado. Podemos hacer anécdotas, pero, yo me acuerdo que nosotros introdujimos los cítricos argentinos en Rusia, estoy hablando del año 94, 95…

CL: ¿Puede ser, según el espionaje que hice en LinkedIn, en Pindapoy que estabas?

AA: Claro.

CL: Exactamente, me imaginé.

AA: Y junto con las empresas del NOA, San Miguel y compañía, de los limones, ahí fueron tres años que mandábamos un conteiner de frutas y no sabíamos si íbamos a cobrarlo. Entender en Rusia quiénes eran empresarios éticamente correctos y no, nos llevó un tiempo, entender qué fruta quería el mercado ruso, si la quería acida la fruta, si la quería dulce, con semillas, sin semillas, tamaño grande, tamaño chico, y empezar a armar los mercados… no quiero extenderme para no copar la reunión, pero entender el mercado lleva tiempo, y lleva estar arriba de los aviones, y lleva a tener un responsable de esto.

DB: Muchas veces en algunos artículos que escribimos, decimos que hay cinco condiciones que uno tiene que estar dispuesto a encarar cuando se dedica a la exportación. La primera fue la que dijo Adolfo, es ver realmente si estamos en condiciones de competitividad, de competir nuestro producto, porque ese es un pasa y no pasa, y hay que mirar los precios, los costos que tenemos. Después hay otras cuatro, porque yo les llamo las cinco C, para que ustedes se ubiquen. Primero costos. La otra C es la calidad. No quiere decir que uno tiene que tener una calidad suprema, quiere decir que uno tiene que tener una calidad estándar, certificada y mantenerla en el tiempo con su cliente. La otra es continuidad. Uno no puede entrar y salir de los mercados, o sea, uno tiene que estar permanente, podrá participar más o menos, pero es muy caro salir de un mercado, por la confiabilidad que a uno le da. La otra es el cumplimiento. De todo, de los embarques, de la calidad, como dijimos, de los precios, de las condiciones de pago, o sea, el cumplimiento es fundamental porque esa es la buena letra. Cuando yo salí muy joven por América Latina, no teníamos muy buena fama como exportadores, la hemos mejorado bastante. Además, para que ustedes se ubiquen también, no estamos muy insertos en el mundo, o sea, Argentina tiene que hacer un esfuerzo, participa su exportación menos del 20%, 16, 17% de su PBI, cuando en el mundo tenemos 29% de participación, mientras el mundo en los últimos años creció en PBI y en exportación, la Argentina decreció en ambos, desde el 2011 hasta el 2020.

CL: Y me imagino que en productos diferenciados, es decir, no commodities, todavía es menos, ¿no?

DB: Claro. Si uno mira la exportación de las pymes, que es lo que les interesa a ustedes, básicamente uno va a ver que las exportaciones de las pymes tienen dos características: hay mucho de productos alimenticios, mucho de metalúrgica, pero hay que investigar… digamos, yo desarrollé el mercado norteamericano durante 10 años de molduras hechas en Corrientes.

CL: ¿Molduras, molduras para la construcción?

DB: Molduras de madera para la construcción, para los zócalos, etcétera, de árboles en Corrientes. Empezamos siendo proveedores de la materia prima de los productores de molduras de los Estados Unidos, después nos convertimos en competidores, después agregamos valor al producto, hasta lo llegamos a pintar. Y después, por suerte, antes de la gran crisis inmobiliaria de los Estados Unidos, que vino desde el 2006 para acá, ustedes piensen que yo tenía un mercado por ahí promedio de Estados Unidos, de un millón y medio de viviendas, de licencias, de permisos de construcción de un millón y medio de unidades, y bajamos a 480 mil. Entonces menos mal que antes se nos había ocurrido diversificar el mercado yendo a Europa con tableros y yendo a Medio Oriente con puertas que en su interior tenían los tableros nuestros. Y después terminamos vendiendo pallets domiciliarios a la comunidad europea, con el aserrín, o sea, buscando la integración total del árbol y el mayor valor agregado. Pero gracias a esa diversificación y a esa palabra, cumplimiento, es uno que gana el prestigio afuera. Y una cosa con las empresas familiares que quisiera decir. Cuando nosotros éramos jóvenes, hace tiempo de eso, yo diría hace unos 50, 60 años…

LG: Pero todavía se acuerdan, eso es lo importante. (Risas)

DB: Sí, eso, en parte, vamos a ver. (Risas) El primer fundador de una pyme, el padre o el abuelo, el abuelo mejor dicho…

CL: Sí, la primera generación.

DB: Era la primera generación. Tuvo una idea para el mercado interno argentino, que además tenía una alta protección. A través de los años esa protección se volvió mucho más reducida, y más que tener de importante el producto era tener el cliente. Y ya la segunda o tercera generación, que en general esos padres o esos hijos… si, bien digo, no los abuelos, los padres y los hijos, tuvieron una preparación seguramente profesional mayor a la que tuvo el abuelo, esos tipos vieron ya la alternativa de la internacionalización. Entonces es diferente. Ojo, yo manejé empresas que nacieron 100% exportadoras, únicamente para la exportación, pero son excepciones.

AA: En aras de seguir dando consejos prácticos. Dijimos que esto era un proyecto, y es un proyecto de mediano a largo plazo, donde los resultados vendrán no en el primer ni en el segundo año. Y también quisiera agregar el tema de seleccionar el mercado de ingreso, el primer mercado.

CL: Fundamental.

AA: Claro, porque uno tiene la tentación y dice “yo quiero exportar a cuatro, cinco países”…

CL: Claro, “yo voy a abastecer de tornillos a China”, es el delirio de cualquiera.

AA: Pero lo quiero anidar con el concepto de proceso de aprendizaje.

CL: Entiendo.

AA: Equivocarse internacionalmente cuesta mucho, el prestigio cuesta mucho tiempo cosecharlo y armarlo, y lo pierde uno en una sola macana que se manda. Entonces el tema es, pensemos inteligentemente dónde nos insertamos y aprendemos a exportar. Latinoamérica tiene oportunidades, por ejemplo, y son mercados menos exigentes, no es lo mismo exportar, con todo respeto, a Colombia que exportar a Alemania, las condiciones, las exigencias y las fallas se pagan mucho más caras en Alemania. Entonces elegir inteligentemente, enfocarse, aprender, ver en qué… porque acá hay un tema, nosotros a veces nos centramos, cuando exportamos, en el producto, y acá hay que armar todo el sistema de valor, donde la logística es importante, donde cada acción que hay que tomar para que el producto le llegue en tiempo y forma, como decía David, con las famosas C bien cumplidas, al final requiere armar toda una cadena de valor o un sistema de valor que tiene funcionar aceitadamente y no lo comandamos nosotros, no está en Argentina esto.

CL: Está clarísimo. Cada cosa que decís aporta muchísima información y muchísimo valor a quien lo está escuchado.

AA: Y déjame que te diga una palabra adicional y después corto si quieren. La palabra es alianzas estratégicas, la palabra es abrirse… porque eso también nos pasa con David, podríamos dar muchos ejemplos, el tema de que todo lo queremos manejar nosotros. Para las pymes hay una concentración de decisiones y de ejecución que requiere apertura para decir: yo aquí tengo que tener socios, tengo que saber elegirlos, pero la palabra es alianzas estratégicas, o sea, alianzas estratégicas con los señores que van a estar en los mercados de destino. Y esto es importante. Cuando David decía las C, yo digo una, el contexto, el contexto argentino es un contexto contrario a las exportaciones, esto es la historia, no es responsabilidad de ningún gobierno, Argentina entra y sale de las exportaciones porque cambian las condiciones macroeconómicas. Así que nosotros, un exportador, una pyme, tiene que luchar contra la macroeconomía, contra la carga impositiva, contra los costos de logística domésticos. Esto es para que, de vuelta, analicemos bien cómo armamos nuestros sistemas de valor, elijamos el mercado donde, si vamos a cometer errores, nos cueste menos y podamos aprender, y, de vuelta, las alianzas estratégicas.

CL: Les hago una pregunta desde la mirada de una pyme familiar, donde hay esta figura, ya no del fundador, porque probablemente a esta altura ya sea el hijo o el nieto que esté dirigiéndola, pero donde las decisiones siguen siendo bastante centralizadas, a pesar de los intentos de descentralización, de organización por áreas, de asignación de responsabilidades, de incorporación de profesionales. Según la experiencia de ustedes, para tomar esta área de comercio exterior y que no sea un fracaso, ¿cuánto tiene que estar vinculado con la cabeza de decisión de la empresa y cuánto tiene que tener un área asignada específica, que tenga reporte a esa cabeza pero que a su vez se mueva con autonomía y con cierto margen de maniobra y de paciencia en cuanto a los resultados?

DB: Está claro. Mirá, hay áreas funcionales que tocan la exportación, una es la venta, la otra es la cobranza, la otra es la logística, y también la administración. ¿A qué llamo administración? A la documentación de exportación. Entonces, estas cuatro funciones tienen que estar cubiertas. Puede ser que por ahí el hijo del dueño, que es el gerente general, o la persona que esté a cargo de la compañía, podría llegar a manejar la parte comercial, pero a lo mejor tiene necesidad de soporte, y la necesita, de la parte de administración y finanzas de su compañía o del encargado de esto en la cobranza, igual que en la parte administración todo el tema documentación. Esto, obviamente, uno puede tener la necesidad de tener el soporte externo de un despachante. Y el otro punto importante, además de la venta, de cobranza y la administración de la documentación, es el tema, fundamentalmente con tarea adicional, vuelvo a repetir, las ventas, las cobranzas, la logística y la documentación, puede tener un despachante afuera. Y esto es importante: el know how internacional, muchas pymes, o la mayoría de las pymes no tienen expertisse internacional dentro de la organización. Entonces, o se capacita el miembro de la familia o alguien va a tener que tomarla. Inclusive hay experiencias en la Argentina de los consorcios de exportación, cuando varias pymes de un sector se agrupan porque no pueden pagar un gerente de exportaciones, entonces hacen un pool en ese sentido. Yo quiero volver a un punto que es importante de la característica de la pyme, en general las pymes comercializan mucho en América Latina, incluso la distancia que hay promedio, estudios hechos por la cámara de exportadores, de la distancia que tienen de exportación las pymex, o sea, las pequeñas exportadoras.

CL: Sí, las pymex con equis al final, las pymex.

DB: Exactamente. Son de 6.000 kilómetros de distancia de Argentina, mientras que las grandes tienen una distancia mayor, en general son de 10.000 las grandes. Y lo otro es, obviamente, como dije, en alimentos y metal metalúrgica las pymes están bastante concentradas, como también el destino de los países. O sea, cuando uno toma la exportación argentina general, uno se va a dar cuenta de que el 70% de nuestra exportación está en todo lo que son las Américas, o sea, lo que es el Mercosur, ALADI, lo que es SICA en Centroamérica, y lo que es el NAFTA. O sea, hay una primera intención de salir a los vecinos, porque es más sencillo, obviamente. La Argentina entre sus dificultades, tiene una que es el costo de la ubicación, o sea, el costo del transporte. Por ahí un transporte, a mí me pasaba, de Corrientes a Buenos Aires, me salía más que ir a Estados Unidos. Y lo que dijo Adolfo de la confianza, es muy importante. Yo lo viví en el mercado norteamericano, que lo desarrollé durante 10 años, cinco de gran crecimiento, el boom inmobiliario, y cinco de la peor recesión. ¿Cómo? Una cosa básica fue la palabra empeñada, nosotros habíamos hecho acuerdo de palabra con cinco distribuidores importantísimos en molduras, y cuando vino la caída, a esos distribuidores a los que nosotros, durante el crecimiento, les asegurábamos producto y les discutíamos el precio todos los días, cuando vino la caída estrepitosa del mercado inmobiliario de los Estados Unidos, fueron la columna vertebral de poder mantener la planta en marcha, mientras que los chilenos cerraron 34 aserraderos y fabricas importantísimas de Brasil cayeron, porque a veces el entrar y salir, en lugar de tener continuidad, es clave.

CL: Absolutamente. Es cuidar un eslabón que en general se lo menosprecia, porque el distribuidor puede elegir a otro, pero, cuando lo supiste cuidar, en la época de las vacas malas te salva.

DB: Y hay otra cosa también importante: ¿por dónde se empieza? Era una pregunta que ustedes hicieron. Primero mirar esta organización, pero como dijo Adolfo también, tenemos que conocer el mercado. Hoy, por suerte, para las pymes, mientras antes uno tenía que hacer un gran esfuerzo físico de viajes, etcétera, que hay necesidad de seguir haciéndolo, hoy nosotros contamos de un arma tecnológica que nos permite acceder por la web a información mundial, que reemplaza mucho esa diferencia brutal que había entre una gran empresa que podía pagar un research de mercado en el exterior y una pyme que evidentemente no lo puede hacer. Entonces, hoy, esa fuente tecnológica es importante, pero es el primer paso. Nosotros con Adolfo, en A+B, primero tenemos que estudiar el mercado y después hacemos un plan de exportaciones para ingresar al mercado, después podemos hacer seguimiento, pero lo importante primero… y en eso hoy también en la comercialización hay un gran aporte. Antes la comercialización era mucho más brick, mucho más física, hoy, gracias a los canales tecnológicos, uno puede intentar una comercialización por la web.

AA: Había un tema que quedó picando, por ahí lo puedo retomar, que es la decisión interna dentro de una organización de apostar a la exportación. Cuando hablaban del dueño, en una pyme sobre todo, es claro que la decisión tiene que venir desde arriba hacia abajo. Muchas veces, y esto nos ha pasado también, los encargados, o los ejecutivos de la empresa, plantean la idea exportadora, pero si esto no es tomado por la dirección, por el propietario de la empresa, siempre partimos con mucha debilidad. Es fundamental que el dueño baje la señal, este es un proyecto, número uno; número dos, que haya un responsable primerio del proyecto exportador, José Exportación lo llamamos nosotros con David cuando analizamos las organizaciones y nos dicen “¿cómo armamos esto?”, tiene que estar José Exportación, que es el señor que al fin del año, cuando lo califiquen, lo van a calificar por su gestión exitosa o no exitosa. Esto es la base de la base, porque esto en una pyme generalmente es difícil, porque siempre, claro, hay que invertir en un sueldo o en varios, de una, dos, tres posiciones, según las que se requieran en función del proyecto, y siempre resulta difícil.

CL: Está clarísimo, la decisión política de darle el espacio y además la continuidad. Como para ir cerrando me interesaría una reflexión o una estimación… una pregunta espantosa, ustedes están en todo el derecho de horrorizarse por esta pregunta, pero, ¿cuánto estima una pyme invertir para que este proyecto de importación llegue a un puerto relativamente esperable y positivo?

DB: A ver, es una pregunta muy difícil…

CL: Sí, por eso avisé.

DB: Es muy difícil porque depende el mercado, depende el producto, depende de una serie de factores, que sería arriesgado o poco serio me parece tirar una cifra.

CL: Pero según la experiencia y más o menos, una aproximación.

DB: Sí, lo que te quiero decir, te podría devolver un poco la pregunta… no la pregunta, sino una aseveración. En Vistage, como dijeron, tenemos una ronda de exportadores, donde aglutinamos a todos los exportadores que son de Vistage y hacemos un relevamiento, y vemos pymes que llegan de exportar, cuando están empezando, obviamente empiezan por envíos de muestras, después siguen con pequeñas exportaciones de 5.000, 10.000 dólares, y hay pymes que tienen 5 millones de dólares de exportación. Yo hice la experiencia de Estados Unidos, llegamos a exportar 18 millones de dólares. Cuando lo miramos a nivel país por ahí las cifras de las pymes no pesan tanto, pesan los grandes exportadores actualmente, pero el campo que hay para la pyme como empresa es brutal.

CL: Entiendo adónde vas, es decir, es más importante tu respuesta que mi pregunta, porque en definitiva una empresa va aprendiendo del proceso de exportación, va detectando qué hay del otro lado, empieza a potenciar sus capacidades y uno, en el fondo, no sabe hasta dónde puede llegar, depende de alguna manera de los cambios internos y de cómo pueda potenciarlos.

DB: Exactamente. Yo creo que el punto principal, para mí más crítico, por lo números que te di al principio, es que tiene que estar en la agenda de la pyme, en la agenda del dueño de la pyme el tema de analizar el tema de la exportación y la internacionalización. Y no está, no lo está, los números lo muestran claramente. Entonces ese es el gran cambio que uno tendría que generar.

AA: ¿Puedo agregar? A lo mejor para tratar de responder un poquito conceptualmente la pregunta de cuánto sería una inversión. Por lo menos podemos decir dos o tres cosas. Primero, la empresa tiene que plantearse la exportación no cuando no está vendiendo o cuando tiene capacidad ociosa y no está ganando dinero, tiene que planteárselo en el momento que está ganando dinero, que es difícil.

CL: En los buenos momentos.

AA: Que es difícil, porque normalmente el mercado interno tiene más rentabilidad que la exportación, por lo menos al principio. Entonces, primera definición: no esperemos a estar con la capacidad ociosa antes de plantearnos la exportación, hagámoslo ahora que estamos ganando dinero. Segundo, los conceptos. Un proyecto de exportación tiene que tener algunos conceptos básicos, cuál es la estructura organizacional que tengo que pagar por dos o tres años, dos años para decir algo, para ver de qué se trata; cuánto producto voy a poner a disposición de un proyecto exportador, cuánto, suponiendo que casi no lo cobro, que cobro una porción muy baja de su precio. Hay un presupuesto de viajes y de presencia en eventos internacionales, ferias, exposiciones, contacto con los delegados comerciales. Estos son los ítems que integran un presupuesto de un proyecto exportador.

CL: Perfectísimo. La verdad es una lección, es una clase.

LG: Es una lección totalmente. Muchísimas gracias Adolfo y David. Y si por favor nos pueden dar algún dato de contacto para quienes estén interesados en profundizar.

DB: Sí, creo que lo tienen, es [email protected],  o el mío que es [email protected]

CL: Y también pueden encontrar A+B, según lo que veo en LinkedIn, A+B international trading and consulting, en LinkedIn, de ambos.

AA: Exactamente.

CL: Excelente. Y a los oyentes les digo que este programa que lo puede escuchar, a los pocos días lo van a poder leer y ahí, con más detenimiento, van a poder realmente repasar todas las cosas que se dicen acá, porque los programas siempre los desgrabamos, los hacemos desgrabar y los publicamos en nuestra página web, y ahí realmente van a poder volver a tener toda esta información tan valiosa.

LG: Efectivamente. Bueno, muchas gracias Adolfo y David.

AA: Gracias a ustedes.

DB: Gracias a ustedes.

CL: Estuvimos conversando con David Bertagni y Adolfo Ablatico, los titulares de A+B International trading and consulting, especialistas en comercio exterior. La verdad, pipones pipones se diría en el barrio.

LG: Sí, totalmente. Creo que fue una verdadera lección sobre el comercio exterior y cómo encarar el comercio exterior. Así que espero que nuestros oyentes lo disfruten. Y, como decías recién, si quieren volver a escucharlo pueden hacerlo en www.empresayfamiliaradio.com; pueden mandarnos un mail a [email protected]; pueden mandarnos un WhatsApp al +54911 66667519; pueden vernos en Facebook, en Instagram o por nuestros nombres, Carlos Liascovich o Leonardo Glikin, en Spotify.

CL: Así es. Y también, no se olviden, los días jueves a las tres de la tarde está la columna de Leonardo Glikin también aquí en Radio Perfil, donde desarrolla más concentradamente los temas de Empresa y Familia.

LG: Bien. entonces nos estamos viendo el próximo sábado.

CL: El próximo sábado a la mañana, de 9 a 10 de la mañana. Gracias.